Artículos

El efecto dominó de la RSE

España a pesar del difícil momento económico que está sufriendo, es todavía el segundo país en Memorias de Sostenibilidad, de acuerdo con el Global Reporting Initiative, con 167 memorias correspondientes al ejercicio 2010, representando el 9% del total mundial –EEUU es el primero, con el 10%-; de acuerdo con el estándard SGE21, de Forética, se han presentado un total de 95 memorias; hay un total de 905 miembros firmantes del Pacto Mundial que han presentado 320 memorias; de los índice de Sostenibilidad con mayor reputación, del Global 100, 3 empresas son españolas, del Dow Jones Sustainability Index las empresas españolas representan el 3.92%, y del FTSE4GOOD 100 Index, 2 de las empresas son españolas; respecto a la norma SA8000, el 1% de las dependencias son certificadas, y el 4,50% de los empleados.

Muchas empresas multinacionales y empresas franquiciadoras exigen ya criterios sociales y medioambientales a sus cadenas de valor o a sus franquiciados.

Asimismo, desde el punto de vista legal, de acuerdo con la Ley 4/2011, de Economía Sostenible, las empresas cotizadas deberán presentar anualmente una Memoria de Gobierno Corporativo, las empresas con más de 1000 trabajadores deberán presentar un Informe de RSE y las empresas públicas deberán presentar Memorias de Sostenibilidad. Teniendo en que existen aproximadamente 174 empresas cotizadas, 786 empresas con más de 1000 trabajadores, y más de 2000 empresas públicas -aunque éstas se están viendo reducidas actualmente-, estas nuevas obligaciones implicarán a casi 2000 nuevas empresas publicando memorias, sumadas a las que actualmente ya están publicando sus memorias sin estar obligadas legalmente, implica un número nada desdeñable.

Todo ello, resultará inevitablemente en el Efecto Dominó.

Todas las empresas que publiquen memorias, deberán, tarde o temprano, implicar a sus cadenas de valor en su viaje hacia la sostenibilidad, provocándose un efecto dominó imparable, puesto que éstas deberán implicar también a sus respectivas cadenas de valor, y éstas a las suyas, acabando por implicar a cualquier pequeña o mediana empresa proveedora de una empresa mayor.

Así, la sostenibilidad y la RSE acabará afectando de manera natural hasta la última pieza de las cadenas de valor.

Una vez se empuja la primera pieza, el resultado es imparable. La ola llega hasta la última.

Cuidemos el Medio Ambiente.

Este documento ha sido entregado en formato electrónico a fin de evitar su impresión en papel. Por favor, antes de imprimir, piense bien si es estrictamente necesario.

Mireia Ferré

Abogado

Barcelona, a 3 de Mayo de 2012.

Compartir:

Descargar:

Somos especialistas en hacer de su empresa, una empresa responsable y sostenible.